Biden excluye definitivamente a las tres dictaduras de la Cumbre de las Américas

Biden excluye definitivamente a las tres dictaduras de la Cumbre de las Américas

Venezuela Viaje relámpago y por sorpresa de una misión diplomática de Estados Unidos a Caracas

Estados Unidos no cede en su presión contra las tres dictaduras de América Latina. «Cuba, Nicaragua y el régimen de Maduro no respetan la Carta Democrática de las Américas y por lo tanto no espero su presencia», confirmó Brian Nichols, subsecretario para América Latina y el Caribe.

De esta forma, pese a los intentos de última hora del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, ninguno de los tres grandes aliados de Rusia en la región participarán en la IX Cumbre de las Américas, programada para el mes que viene en Los Angeles. La tesis de Washington es que los países que no respeten la democracia no son bienvenidos en el cónclave continental.

El encuentro sorpresa en Caracas entre los tres enviados del presidente Joe Biden y Maduro no ha hecho cambiar de opinión a los estadounidenses, tal y como ha desvelado Nichols al canal NTN24. La administración demócrata exige a los bolivarianos que vuelvan a la mesa de negociación de México, en la que también se sentaban la oposición y los países garantes, además de la libertad de los cuatro presos estadounidenses que permanecen en las mazmorras de Maduro. Otros dos fueron liberados como gesto de buena voluntad del «presidente pueblo».

«¿Cómo es que convocamos a una Cumbre de las Américas y no invitamos a todos? ¿De dónde son los que no están invitados, de qué continente? ¿De qué galaxia, de qué satélite? En América ya no podemos seguir manteniendo la política de hace dos siglos. Ya basta de estar medrando con el dolor de la gente, con el sufrimiento de los pueblos», ironizó López Obrador horas antes de confirmarse la noticia. Al apoyo mexicano se ha sumado de forma indirecta Argentina, cuyo presidente, Alberto Fernández, preconiza que el chavismo ha avanzado y mejorado en materia de derechos humanos y electoral.

Miguel Díaz-Canel, primer mandatario de Cuba, recogió el guante mexicano y le aplaudió desde su tribuna en las redes sociales. «Queremos una Cumbre de las Américas y no una Cumbre de EEUU y sus estados selectivos», se defendió el sucesor de Raúl Castro.

Queda por dilucidar si la Casa Blanca invitará a la Cumbre a Juan Guaidó, presidente encargado, única autoridad venezolana a la que reconoce desde 2019.

En la anterior cumbre, celebrada en Lima en abril de 2018, sí participaron los tres países castigados ahora. Eran otros tiempos. En aquel momento, Maduro todavía no se había autoproclamado presidente tras el fraude de mayo de ese año. En Nicaragua estaba a punto de comenzar la rebelión popular contra el caudillo sandinista, que ya arroja más de 350 asesinatos, más de 180 presos políticos y el éxodo de 200.000 nicaragüenses que huyen de la brutal represión del aparato del Estado.

Cuba, que fue expulsada el siglo pasado de la Organización de Estados Americanos (OEA), ha complicado su habitual estatus de impunidad por culpa de la represión emprendida tras otra rebelión popular, la del 11-J del año pasado. Más de mil prisioneros políticos permanecen hoy en sus cárceles.