Así será el relevo en la cúpula del imperio Inditex

Así será el relevo en la cúpula del imperio Inditex

Relevo inesperado en la cúpula de Inditex, la mayor empresa del Ibex 35. Pablo Isla, hasta ahora presidente del grupo y artífice de la revolución digital de la compañía, dejará el cargo el 1 de abril de 2022 tras 17 años al mando. Lo asumirá, aunque sin funciones ejecutivas, Marta Ortega, hija del fundador del grupo, Amancio Ortega, el hombre más rico del planeta.

Es el mayor cambio en una empresa del Ibex en los últimos años. La desginación de Ortega la convierte en heredera del imperio textil, el grupo con mayor capitalización bursátil del selectivo, cuyo modelo de negocio único y genuino se estudia en las mejores universidades del mundo. No sólo vende moda, sino que tiene un músculo logístico y tecnológico al nivel de muy pocas empresas en el mundo.

Son siete marcas, 6.654 tiendas con presencia en 216 mercados, 144.000 empleados y un valor en Bolsa superior a los 88.000 millones. Esta es la dimensión del grupo que presidirá Ortega, vinculada a la compañía desde joven y que hasta ahora se dedicaba a la imagen de marca y propuesta de moda de Zara.

«Siempre he dicho que dedicaría mi vida a desarrollar el legado de mis padres, mirando al futuro pero aprendiendo del pasado y al servicio de la compañía (…) Me siento profundamente honrada y comprometida por la confianza que se ha depositado en mí y enormemente ilusionada por el futuro que entre todos vamos a acometer», señaló la empresaria en un comunicado.

El mando ejecutivo lo asumirá el nuevo consejero delegado, Óscar García Maceiras, hasta ahora secretario general y del consejo y que sustituye a Carlos Crespo, que volverá a ser director general de operaciones. Su nombramiento había sido decisión de Isla.

La salida del ejecutivo se produce «por mutuo acuerdo», según el grupo, aunque el cambio, no esperado, ha sido acogido con cierto estupor, en parte por el liderazgo ejercido por Isla durante todos estos años. «Ha sido un terremoto, la magnitud del cambio era inesperada, porque el relevo estaba planteado pero no tan a corto plazo», explican fuentes cercanas a la compañía, que consideran que para una empresa cotizada, profesionalizada e internacional como Inditex «esto supone un paso atrás».

Inditex argumenta que el cambio culmina «el relevo generacional» de Amancio Ortega, de 83 años. «Son cambios relevantes, muy meditados», y que se producen justo ahora «porque es un momento óptimo para abordar» esta sucesión pues la compañía «tiene solidez y estrategia definida», dijo Isla en una rueda de prensa online en la que agradeció la confianza de AmancioOrtega durante todos estos años.

La nueva estructura organizativa incorpora un Comité de Dirección, compuesto por directivos procedentes de distintas áreas con una larga trayectoria en el grupo. Los cambios se ratificarán en la junta de accionistas que se celebra en julio.

Fuentes del sector destacan la corta trayectoria de Maceiras dentro de la compañía, pues fue nombrado hace un año. Isla, que llevaba 17, no quiso desvelar detalles sobre su futuro y se limitó a decir que ahora y hasta el 1 de abril, se centrará «en el proceso de transición».

El relevo se produce en un momento especialmente delicado para el sector textil, que está en plena transformación digital y de la red de tiendas y que lleva acusando caídas de las ventas durante años.

Esto, además, en plena pandemia. Inditex minimizó su impacto y cerró 2020 con un beneficio de 1.106 millones, un 70% menos que un año antes, y una facturación superior a los 20.000 millones. A pesar de haber tenido las tiendas cerradas o con restricciones durante meses, cerró con los mejores ratios de inventario gracias a su integración del stock.

«Inditex en un futuro podría afrontar retos importante o tener que tomar algunas decisiones muy estratégticas y complejas, como compras o la incursión en la logística, y para ello necesita a un perfil muy fuerte al mando», explican estas fuentes.

Quedan asignaturas pendientes. Inditex está culminando su revolución digital, en la que lleva más de una década trabajando y que tiene como pilar la integración de la venta online y física. Esta transformación descansa, entre otras cosas, sobre una compleja arquitectura digital (la plataforma propia Inditex Open Platform) que permite, por ejemplo, preparar los pedidos online en las propias tiendas gracias al stock integrado, logrando un control muy afinado del inventario.

Esta estrategia seguirá ejecutándose y afinándose, según Isla. «El modelo de la compañía va a seguir», dijo. Este «es sólido y estable, ha sabido adaptarse a las nuevas circunstancias, nuestra tarea es continuarlo, desarrollarlo y la compañía ha demostrado que cuando era necesaria esa adaptacion se ha adaptado», según Maceiras.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más