Así logró Rusia entrar en la acería de Azovstal: el «traidor» ucraniano que guió a los soldados por los túneles subterráneos

Así logró Rusia entrar en la acería de Azovstal: el «traidor» ucraniano que guió a los soldados por los túneles subterráneos

Directo Guerra Ucrania – Rusia, noticias de última hora en directo Guerra en Ucrania Viaje a la ciudad de los ‘hombres libres’ de Ucrania

Las informaciones son contradictorias. Ucrania acusa a Rusia de incumplir la tregua en la zona de la acería de Azovstal, el último reducto de la resistencia ucraniana en Mariupol, y continuar el asalto de la planta, mientras Moscú niega haber reanudado la ofensiva contra la fábrica, donde aún se encuentran en torno a unos 200 civiles, según los últimos cálculos de Kiev.

Mientras continúan las evacuaciones de civiles tras más de dos meses sin luz, agua ni comunicación con el exterior, que podrían culminar este viernes, salen a la luz detalles del presunto asalto ruso a la fábrica siderúrgica, un complejo industrial enorme con cientos de túneles secretos organizados en siete pisos.

«Los rusos no respetan su promesa de tregua y no permiten la evacuación de civiles», escribió en Telegram Sviatoslav Palamar, subcomandante del Regimiento Azov, que defiende la instalación siderúrgica.

El Ministerio de Defensa de Rusia prometió este miércoles abrir los días 5, 6 y 7 de mayo corredores humanitarios para la evacuación de todos los civiles que se encuentren en Azovstal en la dirección que «ellos elijan», en referencia a las zonas controladas por fuerzas rusas o por el Gobierno de Kiev.

Palamar llamó al presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, y a la comunidad internacional a «reaccionar de forma adecuada» y presionar a Rusia para que permita la evacuación de civiles y combatientes heridos que se encuentran en la planta.

«Estos días funcionarán corredores para la salida de los civiles», ha insistido este jueves el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov. La disposición de Rusia de garantizar la «salida segura» de los civiles de la acería fue expresada hoy también por el presidente ruso, Vladimir Putin, en una conversación con el primer ministro israelí, Naftali Bennet.

Para saber más

Hasta ahora, según los datos de la ONU, de Azovstal ha salido cerca de un centenar de civiles que se refugiaron en la planta durante el asedio ruso de la ciudad.

La mayoría de los rescatados se trasladó a Zaporiyia, a unos 220 kilómetros de Mariúpol y bajo control de las autoridades de Kiev, aunque unos pocos optaron por quedarse en la devastada urbe.

A la vez, la parte ucraniana asegura que en Azovstal hay «fuertes combates» debido a la entrada de tropas rusas en territorio de la planta. «Nadie ha expulsado a nadie. Hay fuertes combates», ha dicho Palamar a la televisión ucraniana.

Horas antes, el asesor presidencial Oleksiy Arestovich había comunicado que, según datos que se manejaban en ese momento, los rusos habían sido expulsados de Azovstal.

La noticia sobre la irrupción de los rusos en Azovstal, donde desde hace casi dos meses se atrincheran los últimos defensores de Mariupol, se produjo este miércoles.

Según Kiev, las fuerzas enemigas pudieron burlar las defensas ucranianas por culpa de «un traidor», que, según el asesor del Ministerio del Interior ucraniano, Antón Gerashchenko, es un antiguo trabajador de la planta que accedió a mostrar a los rusos «los túneles subterráneos» que llevan a la acería.

«Los rusos comenzaron a asaltar los túneles con ayuda de la información que recibieron de ese traidor (…) pero nuestros defensores siguen luchando», aseguró Gerashchenko en Facebook, convencido de que la «hazaña» de los combatientes ucranianos en Mariupol pasará a la Historia.

Al comentar las informaciones sobre Azovstal, el Kremlin ha asegurado este jueves que sus fuerzas siguen cumpliendo la orden del presidente de no asaltar la acería.

«La parte ucraniana, especialmente aquellos que se refugian en el territorio de la planta (de Azovstal), son bien conocidos por producir una gran cantidad de mentiras y falsificaciones de manera continua. Por lo tanto, la información que proviene de ellos debe filtrarse de la manera más exhaustiva», ha dicho el portavoz de la Presidencia rusa.

El representante del Kremlin ha insistido en que la orden de suspender el asalto de la acería sigue en pie, aunque subrayó que el bloqueo de la fábrica continúa.

Putin ordenó el pasado 21 de abril frenar la toma por asalto de Azovstal, un territorio de 11 kilómetros cuadrados, para evitar bajas, pero ordenó a la vez bloquear la zona industrial de tal forma que «no salga ni una mosca».

Rusia mantiene el control sobre el resto de Mariupol, que este miércoles visitó un alto cargo de la Administración Presidencial rusa.

Según Ucrania, Moscú pretende celebrar en la ciudad ucraniana el Día de la Victoria sobre la Alemania nazi, que se conmemora cada 9 de mayo y «difundir en la televisión rusa historias sobre la ‘alegría’ con la que los residentes locales han recibido a las tropas de ocupación rusas».

Simultáneamente, las fuerzas ucranianas emprendieron una contraofensiva en las direcciones de Jarkov e Izium, en el este de Ucrania.

Así lo ha anunciado este jueves el jefe de las Fuerzas Armadas de Ucrania, Valery Zaluzhny, durante una conversación con el jefe del Estado Mayor Conjunto de EEUU, el general Mark Milley, según recoge el rotativo Ukrainskaya Pravda.

Según Zaluzhny, los rusos han concentrado ahora sus esfuerzos en la zona de la región de Lugansk, donde continúan «intensos combates» en cerca de localidades de Popasna, Kremennaya y Torskoe.