Arrestan tras semanas de fuga al ‘Pablo Escobar’ de Australia, acusado de introducir 900 kilos de cocaína al país

Arrestan tras semanas de fuga al ‘Pablo Escobar’ de Australia, acusado de introducir 900 kilos de cocaína al país

El presunto narco fue hallado en el maletero de un Mercedez-Benz transportado en el contenedor de un camión.

La Policía australiana arrestó en la noche de este miércoles a Mostafa Baluch, un supuesto traficante de cocaína apodado por las autoridades como el ‘Pablo Escobar’ de Australia, quien se encontraba fugado de la Justicia desde el pasado 25 de octubre. La detención tuvo lugar en la frontera entre los estados de Queensland y Nueva Gales del Sur.

El presunto narco se hallaba escondido en el maletero de un Mercedez-Benz transportado en el contenedor de un camión y fue localizado durante un control de carretera. El conductor del vehículo también fue detenido.

Actualmente, Baluch, acusado de estar involucrado en un esquema para introducir droga al país a través de Sídney, incluidos 900 kilos de cocaína procedentes de Ecuador, permanece encarcelado a la espera de la decisión judicial sobre su posible traslado al estado de Nueva Gales del Sur. El chófer del camión será imputado por encubrimiento de un fugitivo.

Por su parte, David Elliot, ministro de Policía de Nueva Gales del Sur, quien anteriormente había llamado a Baluch «nuestro Pablo Escobar«, enfatizó que su recaptura alivia el daño que su huida creó a la imagen del estado. 

«Me sentí avergonzado por la Policía Federal Australiana, porque tuvieron que ir a decir a nuestros socios internacionales que habíamos perdido a uno de los grandes», cita 7News las palabras del oficial.

Arresto previo y huida

El supuesto narcotraficante llevaba mucho tiempo estando en el radar de las autoridades. Fue detenido por primera vez en junio de este año e imputado por tráfico de estupefacientes.

Pese a la oposición de la Policía, Baluch fue puesto en libertad bajo fianza por un tribunal el pasado 21 de octubre tras serle confiscada una propiedad valorada en 4 millones de dólares. Además, el acusado aceptó llevar un brazalete electrónico de monitoreo, detalla 9News. Sin embargo, cuatro días después, el procesado habría cortado el dispositivo de vigilancia, cuya señal se perdió, y se dio a la fuga.