Amnistía Internacional pide a la selección española un gesto en favor de los derechos humanos en Catar

Amnistía Internacional pide a la selección española un gesto en favor de los derechos humanos en Catar

Activistas de Amnistía Internacional han recordado a algunos de los trabajadores fallecidos en Catar, donde se disputará en 2022 el Mundial de fútbol, con dorsales de sus camisetas frente a la sede de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) en Las Rozas (Madrid), y han pedido a la selección española un gesto de condena.

Esta petición ha coincidido con el anuncio de los jugadores convocados por el seleccionador nacional, Luis Enrique Martínez, para los partidos contra Grecia y Suecia, correspondientes a la fase de clasificación para Catar 2022 y que se jugarán el 11 y 14 de noviembre en Atenas y Sevilla, respectivamente.

Amnistía Internacional ha entregado en la RFEF una de las camisetas, acompañada de un brazalete de capitán con el lema ‘Qatar 2022: Derechos Humanos‘, y una carta dirigida a su presidente, Luis Rubiales, en la que le solicita que la selección española tenga un gesto público en defensa de los derechos laborales de las miles de personas que trabajan alrededor de la organización del Mundial de Catar 2022.

«Desde hace un año nos hemos dirigido en tres ocasiones al presidente Rubiales para trasladarle la situación que han vivido quienes han construido los estadios donde puede jugar España el próximo Mundial. Hasta ahora no hemos tenido respuesta, pero confiamos en que, en los próximos partidos, la Federación Española tenga algún gesto público que nos haga ver que sí le importan los derechos humanos y las miles de vidas que se han perdido durante estos años en Catar», lamentó Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional en España.

En los últimos meses, selecciones como Alemania, Noruega o Bélgica han mostrado públicamente su apoyo a los trabajadores migrantes en Catar. Por su parte, Suecia, uno de los próximos rivales de España en su camino a la Copa del Mundo, ha llegado incluso a cancelar unas jornadas de preparación previstas para el próximo mes de enero en Catar.

«En los próximos partidos la Selección no solo se juega su clasificación para el Mundial, también se juega estar en el grupo de los que muestran su preocupación por los derechos humanos o en el de los que miran para otro lado ante situaciones tan inhumanas como las que se han producido en Catar estos años», defendió Beltrán.

En el informe ‘En lo mejor de su vida’ publicado el pasado agosto, Amnistía Internacional denunció que Catar no ha investigado la muerte de miles de personas trabajadoras migrantes en la última década.

Las autoridades de este país atribuyen estas defunciones de manera imprecisa a «causas naturales», a pesar de que todos los indicios apuntan a las largas jornadas de trabajo en un clima tan extremo como el de este país.

El hecho de que no se investigue la causa de estos fallecimientos hace que las familias que dependían de las remesas de estos trabajadores migrantes, procedentes en su mayoría de India, Nepal y Bangladesh, sigan sin conocer el motivo real de la muerte de sus familiares ni tengan posibilidad de recibir ninguna indemnización.

Una investigación del diario británico The Guardian cifró en 6.500 las personas que habrían perdido la vida en las construcción de las instalaciones del próximo Mundial.

Por otra parte, los datos del Gobierno catarí no indican, según Amnistía Internacional, cuántos trabajadores han muerto en situaciones relacionadas con la preparación del Mundial. El Comité Supremo de Gestión y Patrimonio sostiene que desde 2015 han fallecido 35 trabajadores en proyectos del Mundial supervisados por el propio comité, pero no hay ninguna estimación del número de trabajadores que han perdido la vida en otros proyectos de infraestructuras relacionados con la celebración del campeonato.