Almacenes y naves logísticas, el último objeto de deseo de las empresas para sortear la crisis de suministros

Almacenes y naves logísticas, el último objeto de deseo de las empresas para sortear la crisis de suministros

Empresas

Crecimiento del sector

La demanda de este tipo de activos se ha disparado en los últimos meses ante la necesidad de las compañías de tener espacio para guardar provisiones y ‘stock’ de futuro

MARÍA HERNÁNDEZ

Madrid

Actualizado Miércoles,
15
diciembre
2021

01:36

Los almacenes están a pleno rendimiento a falta de sólo unas semanas para Navidad. El auge del e-commerce durante la pandemia llevó sus capacidades casi al límite y la crisis en la cadena de suministros ha terminado de agotar el poco margen que tenían. El bloqueo en la distribución mundial no sólo ha disparado los precios, sino también la necesidad de espacio para guardar provisiones de futuro y eso ha convertido a las naves y almacenes logísticos en un codiciado activo para el mercado.

«Siempre es difícil adelantar cifras concretas, pero este ha sido un año muy positivo para el sector logístico en España y las expectativas generales nos hacen creer que podríamos cerrar 2021 con un total de inversión logística entre 2.200 y 2.300 millones de euros, lo que supone un crecimiento de casi el 50% en el volumen comparado con el cierre de 2020″, apunta Federico Bros, responsable de inversión y gestión de activos de M&G Real Estate para Iberia. No obstante, el experto admite que es difícil cuantificar cuánto corresponde a la eclosión del e-commerce y cuánto a la crisis de suministros.

«Existe una gran preocupación entre las empresas a que se repita la ruptura de stock de hace unos meses y quieren asegurarse de tener suficiente almacenamiento», especialmente de cara a las próximas fechas, añade Bros. «La cifra de contratos de arrendamientos es la mejor de los últimos 10 años y los nuevos productos que se están desarrollando no se hacen con fines especulativos, sino que son proyectos de llave en mano y en muchos casos ya cerrados antes de estar terminados».

La escasez de materias primas, el bloqueo del transporte marítimo y el repunte del consumo tras el confinamiento han provocado una ruptura en la cadena global de suministros que ha afectado a países, empresas y consumidores. Muchos sectores se enfrentan a la escasez y el desabastecimiento de determinados bienes, así como a importantes retrasos que han azuzado una subida generalizada de los precios.

Las empresas temen que la situación se prolongue varios meses más y para evitar el riesgo de desabastecimiento o una subida aún mayor de los costes, optan por ampliar su inventario en stock. Y para ello necesitan espacio donde guardarlo.

«En un contexto normal, se tarda entre 12 y 18 meses desde que el activo se pone en el mercado hasta que se entregan las llaves, y ahora ese periodo se ha reducido a una horquilla entre tres y seis meses. Además, el 70% de las ocasiones se consigue alquilar antes de terminar el edificio», apunta José Pellicer, responsable de estrategia de inversión de M&G Real Estate. Es una tendencia global que se repite en España.

«Las entidades están financiando con mucha facilidad cualquier desarrollo inmobiliario destinados a estos fines», añade Federico Bros.

Además de los problemas en las cadenas de suministros, hay que tener en cuenta la eclosión del comercio digital, el reparto last mile y la expansión de gigantes como Amazon por diferentes puntos del país. Toda esa demanda está detrás también del desarrollo de nuevas zonas logísticas, como las llamadas terceras coronas de las grandes ciudades, es decir, zonas de gran extensión que están lo suficientemente cerca del centro de las urbes para hacer los repartos a tiempo y, a la vez, lo suficientemente lejos como para evitar problemas de tráfico y atascos diarios.

Respecto a los precios, los expertos destacan la diferencia entre Barcelona y Madrid: mientras que en la Ciudad Condal las rentas prime superan los 7,25 euros por metro cuadrado, en Madrid y zonas como el Corredor de Henares están por encima de los 5,5 euros. «En Barcelona, la limitación de espacio por el mar, explica que los precios sean más altos que en Madrid, por ejemplo, donde el mercado logístico es más grande», explican los expertos.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más