Alcaraz y su gran cambio en el Godó en un año: de caer a las primeras de cambio a ganar

Alcaraz y su gran cambio en el Godó en un año: de caer a las primeras de cambio a ganar

El futuro de Carlos Alcaraz es indiscriptible. Su proyección no para de aumentar a base de resultados, torneo tras torneo y victoria tras victoria. ¿Quién se lo iba a decir hace apenas un año? El mismo jugador decía adiós al Conde de Godó en primera ronda.

Frances Tiafoe no tuvo piedad del jovencísimo jugador en aquel momento, sólo contaba con 17 años, y dejó sin prácticamente en nada que reseñar su primera presencia en el ATP 500 barcelonés. Una año más tarde, la historia ha cambiado.

365 días de llenos de cambios

La vida le ha cambiado prácticamente a Carlos Alcaraz en apenas 365 días. Ya se sabía que era toda una promesa, sin embargo, ya se ha instalado en la élite gracias a su buen hacer en las pistas. 

En abril de 2021, todavía no había estrenado su palmarés en el circuito ATP, algo normal para su juventud. En abril de 2022, cuatro títulos lucen en sus vitrinas, destacando los tres conseguidos en este comienzo de año (Rio de Janeiro, Miami y Conde de Godó). Inscribió su nombre por primera vez en Umag, el pasado julio derrotaba a Gasquet para coronarse.

111 puestos escalados

A finales de abril del año pasado, el de El Palmar se colocaba en el puesto 120 del ránking. Este mes lo va a terminar instalado en el ‘top ten’, será el noveno jugador del mundo tras superar a Aliassime y Norrie en el Godó.

Su magnífico final de 2021 le aupó para rozar estar entre los 30 primeros y casi conseguir ser cabeza de serie en los grandes torneos. En Roland-Garros, próximo Grand Slam, ya tendrá ese honor e incluso podrá seguir escalando posiciones dependiendo de sus resultados en el Mutua Madrid Open.

Sin miedo frente a los mejores

Alcaraz ha demostrado ser un jugador que no se amilana en las situaciones más críticas ni se esconde frente a las mejores raquetas del mundo. En sus venas posee un espíritu ganador que cada vez se empieza a hacer más mortal.

Especialmente reseñable es su balance a favor frente al quinto de la clasificación, Stéfanos Tsitsipas. Al griego no le ha dado respiro en ninguno de los enfrentamientos que han tenido y le ha llegado a desquiciar con sus golpes.

Pese a caer derrotado frente a Nadal o Medvedev, el español ha dejado su impronta en el mundo del tenis y ya empieza a acaparar los focos.

Moldeado por uno de los grandes

No se podría entender a Alcaraz sin su mentor y entrenador, Juan Carlos Ferrero. Pocos españoles pueden presumir de haber sido número 1 en toda la historia (Rafa Nadal, Garbiñe Muguruza, Carlos Moyá y Arancha Sánchez Vicario) y él sabe lo que es. 

Ferrero sabe lo que es lidiar con la máxima presión a sus espaldas y también sabe lo que es ganar un Grand Slam, levantó el trofeo de Roland-Garros en 2003. Unas experiencias que a buen recaudo estará enseñando a su pupilo.

En definitiva, una transformación total de Alcaraz. Se ha convertido en una de las grandes amenazas del circuito y nada es capaz de saciar su sed de triunfos.