18 años de cárcel para el entrenador que acosó y abusó sexualmente de 30 menores

18 años de cárcel para el entrenador que acosó y abusó sexualmente de 30 menores

La Audiencia Provincial de Málaga ha condenado a 77 años y cuatro meses de prisión al entrenador de fútbol base acusado de presuntos abusos, pornografía infantil y agresiones sexuales a una treintena de menores. El acusado reconoció este lunes los hechos y ha alegado que él también sufrió episodios de abusos cuando era menor. Además, tendrá que pagar una indemnización a todos los afectados y llevar a cabo un tratamiento psicológico y un periodo de libertad vigilada.

Tras aplicarle diversas circunstancias que atenúan la pena, entre ellas la admisión de la culpa, y retirar las responsabilidades civiles a dos clubes y una empresa, el juez ha aceptado la petición del ministerio público de rebajar la pena de cárcel que en primera instancia se solicitó de 180 años.

El cumplimiento efectivo de cárcel será de 18 años de prisión, según ha explicado su abogado, Juan Fernández Ramos, quien ha alegado arrepentimiento; se ha tenido en cuenta, ha añadido, que el condenado también sufrió episodios de abusos en su edad infantil, un trastorno por el que se ha excusado diciendo que le ha llevado a cometer dichos hechos. Además, este ha asumido que pagará las indemnizaciones correspondientes, en concreto 3.000 euros a cada víctima, lo que hace una cuantía total de 93.000 euros.

Los delitos por los que ha sido condenado son dos agresiones sexuales con acceso carnal, doce agresiones sin dicho acceso a menores de 16 años, tres delitos de exhibicionismo y trece más de acoso, que debido a su gravedad, se han convertido en trece delitos de producción de pornografía infantil. Según el escrito definitivo del fiscal, el acusado tras buscar a los menores en las redes sociales, se hacía pasar por una chica y los acosaba para que le enviaran fotos desnudos.

La Fiscalía malagueña ya ofreció el pasado abril una conformidad al procesado si reconocía los hechos para evitar que los menores tuvieran que pasar «por un asunto tan desagradable», algo que esta mañana se ha conseguido y ahora será el fiscal quien presente en las próximas hora el escrito fiscal modificando las penas tras su conformidad.

Todos estos delitos fueron cometidos entre el 2013 y el 2018 con menores con edades comprendidas entre los 9 y 15 años y aunque hay treinta afectados por las acciones del entrenador, algunos de sus hechos no constituyen delito.

El encausado trabajaba para varias entidades deportivas: en una como entrenador de la categoría alevines, en otra como secretario, con acceso al ordenador que contiene todas las fichas de los menores, y además para una empresa de ropa deportiva.