Los kurdos dicen haber repelido el inicio de invasión turca en el norte de Siria

Los kurdos dicen haber repelido el inicio de invasión turca en el norte de Siria 

EFE/EPA/STR

El Cairo, 9 oct (EFE).- Los kurdos confirmaron hoy que las fuerzas turcas han comenzado su invasión en el norte de Siria, pero que han logrado repeler el ataque terrestre en la ciudad de Tal Abyad, en la frontera con Turquía, sin que se hayan producido avances por parte de las tropas de Ankara.

«El ataque terrestre por parte de las fuerzas turcas ha sido repelido por los combatientes de las FSD», acrónimo de Fuerzas de Siria Democrática, una alianza liderada por kurdos, indicó hoy en su cuenta de Twitter el portavoz de la alianza, Mustafa Bali.

Afirmó que el ataque se ha producido en Tal Abyad y que «no hay avances hasta ahora» de los turcos.

Poco antes, Bali aseveró que los alrededores de la prisión de Al Chirkin, en el que hay encerrados prisioneros del grupo yihadista Estado Islámico (EI), «fue bombardeado por el Ejército turco», un lugar «donde los yihadistas más peligrosos están encarcelados».

Hasta el momento, según los kurdos, al menos ocho personas, entre ellos cinco civiles, han muerto por los bombardeos del Ejército turco contra el norte de Siria.

Los ataques han tenido lugar en varias poblaciones, entre otros en Tal Abyad y Ras al Ain, zonas donde se emplaza la franja fronteriza a la que Ankara aspira controlar y uno de los motivos por el cual ha iniciado la operación, la tercera contra el norte de Siria desde 2016.

En esta área, llamada por Ankara «zona segura», Turquía pretende reasentar a dos millones de refugiados sirios que acoge en su país y que huyeron de la guerra en Siria, que comenzó en 2011.

Otro de los lugares ha sido Qamishli, una de las ciudades más pobladas del territorio que controlan los kurdosirios en el norte y noreste de Siria, y donde Damasco también domina una zona, incluido el aeropuerto.

Estos ataques se produjeron justo después de que Turquía anunciase oficialmente el comienzo de su operación militar en el norte de Siria contra las milicias kurdosirias, a las que considera «terroristas» por sus vínculos con el proscrito Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurdo-turca activa en Turquía.

Turquía aspira a controlar una franja adyacente a la frontera siria de 32 kilómetros de ancho y 480 de largo, desde el Éufrates hasta Irak, un territorio hasta ahora dominado por las Unidades de Protección Popular (YPG), columna vertebral de las FSD, que han establecido de facto una administración local, algo que inquieta profundamente a Ankara.

El resto del norte de Siria, desde el Éufrates hasta el Mediterráneo, ya está bajo control de tropas turcas, tras la operación ‘Escudo del Éufrates’ al norte de Alepo en 2016, y ‘Rama de olivo’, en el enclave kurdo de Afrín, en 2018.

Contenido relacionado

Al menos 8 muertos por ataques turcos en el norte de Siria, según kurdos

El Cairo, 9 oct (EFE).- Al menos 8 personas, entre ellas cinco civiles, murieron hoy por los ataques de Turquía en el inicio de su ofensiva contra las milicias kurdosirias en el norte de Siria, informaron las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza liderada por kurdos.

«Tres de nuestros combatientes han muerto y cinco civiles han perdido la vida, y decenas de civiles han resultado heridos por el intenso bombardeo en áreas civiles a lo largo de la frontera», dijo en un comunicado la alianza.

Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, cuya sede se encuentra en el Reino Unido pero que cuenta con una amplia red de colaboradores en el terreno, elevó a 8 los civiles y a 7 los milicianos muertos durante los ataques aéreos.

Asimismo, indicó que al menos 13 personas resultaron heridas, aunque el número de muertos podría aumentar debido a la gravedad de las lesiones.

Entre los muertos hay dos niños, uno confirmado de 16 años, según los kurdos.

Los ataques han tenido lugar en varias poblaciones, entre otros en Tal Abyad y Ras al Ain, zonas donde se emplaza la franja fronteriza a la que Ankara aspira controlar y uno de los motivos por el cual ha iniciado la operación, la tercera contra el norte de Siria desde 2016..

En esta área, llamada por Ankara «zona segura», Turquía pretende reasentar a dos millones de refugiados sirios que acoge en su país y que huyeron de la guerra en Siria, que comenzó en 2011.

Otro de los lugares ha sido Qamishli, una de las ciudades más pobladas del territorio que controlan los kurdosirios en el norte y noreste de Siria, y donde Damasco también domina una zona, incluido el aeropuerto.

Estos ataques se produjeron justo después de que Turquía anunciase oficialmente el comienzo de su operación militar en el norte de Siria contra las milicias kurdosirias, a las que considera «terroristas» por sus vínculos con el proscrito Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurdo-turca activa en Turquía.

Turquía aspira a controlar una franja adyacente a la frontera siria de 32 kilómetros de ancho y 480 de largo, desde el Éufrates hasta Irak, un territorio hasta ahora dominado por las Unidades de Protección Popular (YPG), columna vertebral de las FSD, que han establecido de facto una administración local, algo que inquieta profundamente a Ankara.

El resto del norte de Siria, desde el Éufrates hasta el Mediterráneo, ya está bajo control de tropas turcas, tras la operación «Escudo del Éufrates» al norte de Alepo en 2016, y «Rama de olivo», en el enclave kurdo de Afrín, en 2018.

Liga Árabe celebrará reunión de emergencia día 12 por ofensiva turca en Siria

El Cairo, 9 oct (EFE).- La Liga Árabe celebrará el próximo 12 de octubre una reunión de emergencia para abordar la «agresión turca» contra el norte de Siria, que comenzó hoy y que el organismo panárabe consideró «inaceptable».

En un comunicado, Hosam Zaki, asistente del secretario general de la Líga Árabe, Ahmed Abulgueit, fijó el 12 de octubre como fecha para celebrar una reunión de ministros de Exteriores árabes, a petición de Egipto, «para abordar la agresión turca en territorio sirio que representa una agresión inaceptable a la soberanía de un país árabe miembro de la liga».

Siria fue suspendida del organismo en 2011 tras el estallido de la revuelta popular contra el régimen del presidente Bachar Al Asad y la represión de la misma a manos del Ejército sirio.

Egipto llamó previamente a esta convocatoria «para estudiar estos desarrollos y las medidas de trabajo con el fin de preservar la soberanía de Siria, la unidad de su pueblo y la seguridad de su territorio», se apunta en un comunicado del Ministerio de Exteriores egipcio.

Egipto, al igual que otros países árabes, condenaron enérgicamente «la agresión turca contra el territorio sirio».

El Ministerio egipcio subrayó la responsabilidad de la comunidad internacional, representado en el Consejo de Seguridad, para afrontar este acto «extremadamente peligroso que amenaza la seguridad internacional, así como frenar cualquier intención de ocupar el territorio sirio».

Advirtió, además, de un «cambio demográfico» en el norte de Siria, donde se concentran en su mayoría kurdos, que aspiran a una autonomía en esa región.

El motivo de Turquía para el lanzamiento de esta operación es controlar una franja adyacente a la frontera siria de 32 kilómetros de ancho y 480 de largo, un territorio hasta ahora dominado por las Unidades de Protección Popular (YPG), columna vertebral de las FSD, que han establecido de facto una administración local, algo que inquieta profundamente a Ankara.

El resto del norte de Siria, desde el Éufrates hasta el Mediterráneo, ya está bajo control de tropas turcas, tras la operación «Escudo del Éufrates» al norte de Alepo en 2016, y «Rama de olivo», en el enclave kurdo de Afrin, en 2018.