La organización dice que las canchas de la Copa América están aptas pese a las críticas

Antenor Fernandes (i), de Chile, fue registrado este lunes, al disputar un balón con Martín Cáceres, de Uruguay, durante un partido del Grupo C de la Copa América de Fútbol 2019, en el Estadio Maracanã de Río de Janeiro (Brasil). EFE

Río de Janeiro, 25 jun (EFE).- Los organizadores de la Copa América Brasil 2019 garantizaron este martes que las canchas en que se disputa la competición están aptas y que son tratadas diariamente ante las críticas generalizadas de futbolistas y seleccionadores sobre el estado de los escenarios.

«No vemos problemas estructurales. Técnicamente hablando vemos las canchas niveladas y con cobertura de grama ideal. Consideramos las canchas buenas y aptas para los partidos», afirmó este martes en una rueda de prensa en el estadio Maracaná de Río de Janeiro el gerente general de Competición de la Copa América, Thiago Jannuzzi.

El dirigente admitió que ha tenido conocimientos de las reclamaciones hechas por algunos de los futbolistas, entre los cuales el argentino Lionel Messi, pero alegó que todas las críticas son generalizadas y no identifican un problema específico que los organizadores puedan tratar.

Agregó que existe el desafío de mantener las canchas en buen estado en torneos como la Copa América en que los estadios son usados varias veces seguidas en corto espacio de tiempo, pero afirmó que la organización cuenta desde el año pasado con expertos en cada uno de los seis estadios que atienden los problemas que van surgiendo.

«La competición genera desafíos por el desgaste de la cancha con tantos partidos en poco tiempo pero nuestros especialistas trabajan hora a hora, ni siquiera día a día, para dejarlo en la mejor calidad posible», afirmó.

Agregó que estos especialistas, con varios meses trabajando en cada uno de los estadios, tienen todos los datos técnicos necesarios para recuperar la calidad de las canchas.

«Hay partidos que desgastan más unas áreas que otras, hay estadios que reciben más lluvias que otras, hay estadios en donde hay más sombra sobre algunos sectores. Todo eso es tenido en cuenta para recuperar la cancha».

Jannuzzi agregó que todos los estadios son tenidos en cuenta y negó que la organización tan sólo se preocupe con los escenarios que recibirán partidos de Brasil, el país anfitrión.

Pese a las garantías dadas por la organización, los estadios, principalmente el Arena do Gremio de la ciudad de Salvador y el Fonte Nova de la ciudad de Salvador, recibieron críticas generalizadas.

En el Arena do Gremio es posible percibir que hay áreas del césped secas y otras peladas y que los colores de la cancha varían desde el verde hasta el marrón.

«Todas las canchas donde jugamos son muy malas. Es muy difícil jugar así», espetó Messi el domingo al terminar el partido donde Argentina se clasificó para los cuartos de final al vencer por 0-2 a Catar en el estadio Arena do Gremio.

En línea con el astro del Barcelona, el seleccionador argentino, Lionel Scaloni, afirmó que «no se puede jugar» allí, mientras que el español Félix Sánchez, entrenador de Catar, calificó el terreno de juego de «especialmente malo».

Contenido relacionado

La Conmebol dice que el VAR evitó escándalos y paralizó poco tiempo los partidos

Río de Janeiro, 25 jun (EFE).- La Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) hizo este martes un balance muy positivo del uso del VAR (videoarbitraje) en los 18 partidos de la primera fase de la Copa América Brasil 2019 por considerar que evitó escándalos de arbitraje, generó justicia y paralizó por poco tiempo los juegos.

«No hay escándalos y eso nos da mucha seguridad y satisface a los que exigen más justicia en el fútbol. Estamos muy satisfechos con el resultado. Estamos trabajando con el VAR desde 2017 y eso nos dio muchas experiencias positivas y negativas que nos permitieron llegar muy bien a 2019», afirmó el presidente del Comité de Arbitraje de la Conmebol, Wilson Luiz Seneme.

El dirigente aseguró que el VAR sólo fue usado en 17 oportunidades en los 18 partidos de la primera fase de la Copa América y que el promedio de tiempo de interrupción del partido cada vez que la tecnología de vídeo fue consultado se redujo a 2 minutos y 26 segundos.

Admitió que en algunos partidos las consultas generaron paralizaciones de hasta 4 minutos pero aclaró que tal atraso no fue provocado por el uso del VAR sino por factores como la tardanza en cobrar un penalti o de reiniciar un partido tras un gol.

Según el balance presentado, en las 17 veces en que el VAR fue utilizado, 15 obligaron a los árbitros a cambiar sus decisiones y en sólo 2 las decisiones iniciales fueron mantenidas.

Agregó que en 6 de los momentos en que el VAR fue usado fue por hechos puntuales, por lo que el árbitro ni necesitó ir a la cabina de vídeo para revisar la jugada y en esos casos el tiempo de paralización se redujo a sólo 1 minuto y 8 segundos.

De las 17 revisiones, 7 fueron por dudas sobre penaltis, 7 por dudas sobre validez de un gol y 3 por tarjetas rojas.

En 5 de los partidos los árbitros pidieron dos revisiones al VAR, en otros 7 una revisión y en los restantes seis no fue necesario el uso de la tecnología.

Aseguró que el uso del VAR puede explicar una pequeña reducción del número de faltas, desde 578 en la primera fase de la Copa América Chile 2015 hasta 539 en la primera fase de Brasil 2019, debido a que los jugadores confían en la seguridad del sistema y se vigilan más.

El número de tarjetas amarillas entre los dos torneos se redujo de 86 a 74 y el de rojas de 3 a 2.

«El VAR fue la una gran actualización el evento y cumplió los requisitos de dar transparencia y justicia a la competición», afirmó.

Seneme salió en defensa de la decisión del VAR más cuestionada, el penalti que fue cometido sobre el uruguayo Edinson Cavani en el partido contra Japón, que algunos comentaristas consideraron que no existió.

«Fue penalti y fue una acción temeraria que merecía una amarilla. El error fue de los comentaristas y no del arbitraje», dijo.