El candidato de la izquierda argentina dice que la «receta neoliberal» ha fracasado

El candidato de la izquierda argentina dice que la "receta neoliberal" ha fracasado 

El candidato presidencial de la izquierda en Argentina, Nicolas del Caño, posa durante una entrevista con Efe el 3 de octubre de 2019 en su oficina del Congreso de la Nación, en Buenos Aires (Argentina). EFE/Juan Ignacio Roncoroni

Buenos Aires, 8 oct. (EFE).- El candidato presidencial de la izquierda argentina, Nicolás del Caño, afirma que la «receta neoliberal» que ha aplicado el actual presidente, Mauricio Macri, ha fracasado y propone medidas para acabar con la «ola de terror» que a su juicio ha dejado el Gobierno con el aval del peronismo y la principal central sindical.

«Poner la riqueza social del país en beneficio de las grandes mayorías y no de un pequeño puñado de terratenientes, banqueros y grandes empresarios que son los que vienen saqueando al país», afirma a Efe el postulante más joven -39 años- de los que llegan a las presidenciales del 27 de octubre, líder del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT).

En una entrevista en su despacho del Congreso de la Nación, donde ejerce como diputado -fue elegido legislador por primera vez en 2013- Del Caño se muestra tajante: si llega a la Casa Rosada -algo poco probable por el peso electoral del peronismo y el macrismo- no pagará la deuda contraída con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

«Del FMI venimos rechazando el pago de una deuda ilegal, ilegítima y fraudulenta. No estamos dispuestos a pagar esta deuda con el hambre de nuestras niñas y niños, que más del 53 % son pobres», sentencia sobre los 56.300 millones de dólares del rescate que el organismo aprobó para el país el año pasado y cuyo pago deberá afrontar el próximo Gobierno.

En un lugar como Argentina, en el que se diluye el concepto de izquierda y derecha por la influencia del peronismo -que integra desde sectores conservadores a gran parte del centro izquierda-, el FIT, de orientación trotskista, busca consolidarse como el verdadero adalid del anticapitalismo.

En las primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias, considerados una gran encuesta electoral, Del Caño consiguió el 11 de agosto pasado ser el cuarto más votado con el 2,8 % de los votos, superado por el peronista Alberto Fernández (47,7 %), el conservador presidente Macri (31,7 %) y el exministro de Economía Roberto Lavagna (8,14 %).

Si bien estos números posicionan a Fernández -y su compañera para vicepresidenta Cristina Fernández- muy cerca del poder y alejan las posibilidades de todos los demás, incluido Del Caño, el izquierdista busca en las generales -en las que también se renueva la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado- incrementar los tres legisladores actuales del FIT para que acompañen «las luchas de los trabajadores, gobierne quien gobierne».

Sobre las continuas crisis económicas que vive Argentina, especialmente la actual -que se alarga ya más de un año y medio con la moneda en continua devaluación, alta inflación y aumento de la pobreza-, el también líder del Partido de los Trabajadores Socialistas asegura que llegan por no atacar problemas estructurales como el endeudamiento.

«La receta neoliberal ha fracasado», asegura este cordobés comprometido con la política desde la adolescencia, que ya intentó llegar al poder en 2015, cuando obtuvo el 3,23 % de los votos.

Mientras a Macri le acusa de fracasar con su política de «favores» a los «grandes capitalistas», con bajada de impuestos a las grandes empresas, flexibilización laboral y «pulverización de salarios y jubilaciones», al peronismo en el Congreso y a la Confederación General del Trabajo, la principal central sindical, los señala por haber apoyado «todas las leyes» del Gobierno que han llevado a esta situación.

«Creo que fueron participes necesarios de esta ola de terror que hizo Macri», sentencia.

De Fernández -a quien todas las encuestas dan por ganador- Del Caño cuestiona que se haya mostrado dispuesto a pagar la alta deuda externa renegociando los plazos.

«Es incompatible querer beneficiar al FMI con el pago de la deuda, sea con o sin renegociación y al mismo tiempo aumentar las jubilaciones, que no pueden seguir como están hoy. Y los salarios hay que aumentarlos», criticó.

Del Caño, que en su biografía oficial en internet reconoce que a quien le dice que sus ideas «son utópicas», desvela que nacionalizar el sistema bancario permitiría acabar con la fuga de capitales, como la que provocó un nueva devaluación tras la derrota del oficialismo en las primarias.

Asimismo, además de poner en marcha políticas por la juventud -afirma que el 62 % de los trabajadores de entre 16 y 24 años están en negro-, el líder del FIT destaca el proyecto de legalización del aborto, que tras una fuerte campaña en las calles, tanto a favor como en contra, finalmente fue rechazado por el Senado en 2018.

«Es un derecho de las mujeres a decidir qué hacer con su propio cuerpo», sentencia el diputado, que ve en la necesidad de aprobar esa ley en un problema de salud pública, por la cantidad de mujeres que mueren al hacerse abortos clandestinos.

Rodrigo García