Corbyn rechaza los rumores de dimisión y no define su postura hacia el «brexit»

Corbyn rechaza los rumores de dimisión y no define su postura hacia el "brexit" 

EFE/EPA/ANDY RAIN

Londres, 22 sep (EFE).- El líder laborista británico, Jeremy Corbyn, se comprometió hoy a servir una legislatura «completa» si su formación gana las próximas elecciones generales en el Reino Unido, entre rumores que aseguran que baraja la dimisión, y sin definir todavía su postura hacia el «brexit».

El dirigente del laborismo, de 70 años, dijo hoy en el marco del congreso anual de su partido, en Brighton (sur del país), que siempre «disfruta haciendo campaña» política y recordó que solo durante el pasado agosto participó en 40 eventos por todo el país.

«Voy a llevar al partido a las próximas elecciones generales… para finalizar la austeridad, implementar políticas que reporten mejores estándares de vida y mejores oportunidades para todos los ciudadanos del país», aseguró en una entrevista con la BBC, restando credibilidad a las especulaciones vertidas en algunos medios.

Preguntado si cumpliría «todo el mandato» de un hipotético Ejecutivo laborista, respondió que «por supuesto».

Corbyn defendió sus planes de concurrir a unos comicios sin definir si hará campaña por la permanencia en la Unión Europea (UE), en el referéndum que ha prometido de darse esa situación.

El líder laborista confía en negociar un nuevo cuerdo de salida de la UE con Bruselas y someterlo a un voto público ante la ciudadanía en un referendo en el que la segunda opción sería la permanencia en el bloque europeo.

En respuesta a los diputados y activistas que exigen que el Laborismo respalde ahora la permanencia, Corbyn, que siempre se ha mostrado ambiguo frente a ese tema, dijo que secundará «cualquier decisión que adopte el partido».

«Por favor, recuerden por qué los ciudadanos votaron a favor de la salida, por qué la gente votó por la permanencia, pero también recuerden que es más lo que une a todas estas personas, con relación a la austeridad, temas de inversión, educación, vivienda, sanidad, una revolución industrial verde, que lo que los divide», observó.

El líder fue también cuestionado por la reciente dimisión de uno de sus colaboradores más cercanos, Andrew Fisher, y por el intento promovido por el grupo Momentum -afín a Corbyn- de derrocar al «número dos» del partido,Tom Watson, con quien Corbyn ha protagonizado sonadas discrepancias públicas.

Con relación a ese segundo asunto, que generó un gran malestar dentro del grupo, dijo que desconocía que ese grupo hubiera presentado una moción la víspera del arranque del congreso el pasado viernes ante el Comité Ejecutivo del partido para votar si eliminar ese cargo.

Finalmente, la intervención del líder laborista abortó ese amago, pero suscitó oleadas de críticas de diputados, al considerarlo un movimiento contrario a los valores de su formación.

El veterano político afirmó que tenía constancia de que se llevaban a cabo «conversaciones sobre el papel del número dos» pero que ignoraba que se hubiera presentado «esa moción en particular en aquel momento». EFE

prc/lab